Seguidores

Con la tecnología de Blogger.
RSS

Leyes, producciones y espectadores

La publicación de la ley Sinde deja en la calle dos opiniones claras, como todo; a favor y en contra. En contra la mayoría de usuarios de Internet, que descargan a diestro y siniestro películas y canciones de todo tipo. A favor, cineastas, autores de renombre y una buena retahíla de gente que hace dinero con los derechos de autor de los demás.

Pero se ha hablado poco de un sector al que la crisis ha afectado y mucho, y al que las descargas de Internet están perjudicando más que al resto; los cines y las productoras de distribución. Varios cines han cerrado, y las compañías más pequeñas que regentan alguno hacen cuentas para tratar de sacar beneficios, aunque las más de las veces el balance es negativo. CINESA es una de las pocas compañías que presenta buenos números y que se permite el lujo de comprar cines a otras compañías que no lo están pasando tan bien. Unión Cine Ciudad no pasa por sus mejores momentos, y ha visto con buenos ojos la llegada de la ley Sinde. Ahora sí esperan lograr beneficios.
Dentro de toda esta marejada de intereses, las películas de bajo presupuesto o que cuentan con actores y directores menos conocidos son los que más han sufrido. Los cines prefieren no arriesgar con películas que no aseguren un éxito en taquilla y eso supone menos inversión en el sector y, en especial, dentro de las producciones españolas. Se habla de posibles leyes que protejan el cine español, de incrementar el precio de las películas extranjeras...pero nada convence del todo. O se perjudica al propio cine español, o se atenta directemente contra los derechos del consumidor.
Desde aquí queremos arrojar un poco de luz, aunque dejamos en vuestras manos cualquier reflexión más honda; las ayudas que se reparten desde la Administración para colaborar con el cine español son escasas, es cierto, pero se reparten de manera injusta y nada equitativa. En un coloquio con Gustavo Ron, tras la exposición de su película Mia Sarah, nos contaba que es más sencillo buscar financiación en el extranjero, que las ayudas en España no solo están mal repartidas sino que no se apuesta por nuevos directores y proyectos.
Siempre reciben ayudas los mismos. La solución tal vez sea apostar por un cine de calidad, no por actores o directores, y tal vez el público prefiera esas películas a las extranjeras. Si el cine español se ve menos es porque no se quiere ver. No se trata de bajar los precios, sino de buscar películas que lleguen al público.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

1 comentarios:

Ángel Serrano Sánchez de León dijo...

Pero yo no quiero que mis impuestos vayan para sufragar un bodrio de película, como la mayoría de películas españolas, que luego no duran ni una semana en los cines porque no interesan a nadie. En España tenemos muy poquitos directores que merezcan la pena y los demás simplemente deberían buscarse otro trabajo. También es cierto que hay mucha gente desconocida con talento, que por falta de publicidad, no tiene espectadores, pero que hace películas de calidad. Es un tema complejo.

Publicar un comentario